Menü

Fachadas

Los revestimientos de los edificios galvanizados por inmersión en caliente están de moda arquitectónicamente desde hace unos años y destacan por varias ventajas:

  • Ofrecen una protección anticorrosiva permanente
  • No requieren mantenimiento
  • Son resistentes a la intemperie.
  • Dependiendo de las condiciones de luz, modifican el aspecto de un edificio.

La estructura típica de una fachada galvanizada por inmersión en caliente está compuesta por una capa aislante, la subconstrucción, una ventilación trasera y el revestimiento en sí visible desde fuera.

Las exigencias y directrices de ensayo de este tipo de revestimiento de paredes exteriores están definidas en DIN 18516-1. Desde junio de 2010 los productos para obras galvanizados por inmersión en caliente que se emplean en fachadas con ventilación trasera están regulados por esta norma. Esto es válido para construcciones de soporte, el revestimiento de la fachada y elementos de unión y montaje. El galvanizado por inmersión en caliente debe ejecutarse según DIN EN ISO 1461 en combinación con las directriz DASt 022.